Todas las almas de los resucitados
vienen a la orilla del mar
a beber esta luna
cruel y derramada,
a beber este olvido de abril,
entre el deseo y la memoria,
entre la búsqueda y la huida.