La alfombra de sangre y excrementos.
La jeringuilla tirada en el suelo.
El reloj roto.
Un tren descarrilado.
El gusano que se acerca.