Se marchita la rosa,
se agosta el clavel,
pero nunca se mustia
tu nombre, Isabel.