Los ruidos del hotel,
el viento que gime
como en las lonas de un velero,
el camarote solitario del cansado,
el vuelo rasante
de un helicóptero de policía,
los pasillos sin nombre,
y la sala de espera
de todos los finales
que no esperan.